La edad contra el dibujo

faro

Me rindo ante la evidencia: me estoy haciendo mayor. Hace pocos meses descubrí que necesitaba gafas para ver de cerca. Las gafas “de los viejos”. Y lo que es peor: que me había vuelto la miopía (me operé hace años). Así que ahora necesito gafas “de cerca” y “de lejos”.

Aparte del “trauma” de reconocer la propia decrepitud no creí que fuera gran inconveniente en mi vida diaria … hasta que me fui a dibujar un paisaje del natural. La secuencia fue la siguiente:

  1. ¡Horror! si miro de lejos veo el paisaje borroso.
  2. Pongo gafas para ver el paisaje.
  3. Miro al cuaderno. Veo borroso con las gafas de miope.
  4. Quito gafas.
  5. Dibujo un poco.
  6. Pongo gafas.
  7. Miro el paisaje.
  8. Quito gafas.
  9. Miro al cuaderno y dibujo otro poco.
  10. Y así sucesivamente durante media hora.
  11. Suspiro de resignación. Cierro cuaderno. Guardo gafas. Me voy .

Tengo que adaptarme a mi nueva situación y aceptar que debo hacer fotografías de algunas cosas para poder pintarlas. Os pongo arriba una imagen del dibujo de ese día. Faltan las casas en la ladera, debajo del faro.

Deje un comentario