¡Hazme caso!

No lo dijo con palabras, pero se le entendía perfectamente: “¡Hazme caso!  ¡Deja lo que estás haciendo y mímame!” Como es habitual ganó ella.

A continuación os pongo la secuencia de los hechos:

¿Cómo explicarle a un gato que no es el centro del Universo?

 

 

Deje un comentario